Un portón para cerrar una finca

Uno de los trabajos que también hacemos es la fabricación de portillas o portones de entrada que además de aportar valor y el estilo que queramos a nuestra finca también creará un espacio más seguro en el que no entren extraños.

En esta finca hemos hecho una entrada distribuida en dos aperturas una para los vehículos más grande y otra más pequeña para el paso a pie de los dueños de la casa.

Esta puerta además de ser un elemento de seguridad como decíamos al principio también se convierte en un elemento de diseño, hemos utilizado madera de iroko, una de las más duraderas y resistentes tanto en el interior de una vivienda como en el exterior de la misma.

Además hemos utilizado para barnizarla y que sea aún más duradera un aceite que hemos impregnado a mano, de esta forma nos aseguramos que cerramos los poros de la madera y evitamos que entre, en la medida de lo posible, la humedad del ambiente y estropee la puerta que tan bonita ha quedado, tanto por delante como por detrás.

Tal y como veis este tipo de cierre aporta vida a la entrada, mucho más que si los clientes hubieran decidido hacerla con otro tipo de material. Escoger bien el material y el diseño para la puerta de entrada es importante ya que, este tipo de puerta será la primera impresión que cualquiera que pase por delante se llevará de nuestra casa y, como dice el refrán, sólo tenemos una oportunidad para causar una buena primera impresión.

Si estás pensando en hacer una puerta a medida para la entrada de tu finca o segunda residencia, contacta con nosotros por mail o por teléfono y solicita presupuesto sin compromiso, también puedes seguirnos en nuestras redes sociales estamos en en Facebook e Instagram. Y si te ha parecido interesante ¡comparte! 😀